Project Description

En el Concejo de Santa Fe, representantes de distintos bloques aprobamos una comunicación en la que manifestamos la preocupación por las medidas que está llevando adelante el presidente Javier Milei.

En su mayoría se trata de decisiones inconsultas que se tomaron de espaldas al Congreso, lugar de los representantes del pueblo.

Desde el 10 de diciembre se registraron fuertes aumentos en alimentos y combustible, se eliminó el reintegro del 21% en compras de alimentos con tarjetas de débito se anunciaron subas en transporte, gas y electricidad. A esto se suman despidos y obras paralizadas en la ciudad de Santa Fe.

35 comedores comunitarios dejaron de funcionar por falta de recursos. Los resultados ya empiezan a advertirse en la ciudad: más gente durmiendo en la calle, revolviendo la basura o pidiendo para comer. El retroceso es evidente y vertiginoso.

Las políticas del neoliberalismo, que ya vivimos en los 90, son excluyentes, inhumanas y perversas, porque no centran su mirada en las personas sino en números que tienen que cerrar sí o sí, no importa a qué costo.

Y ya sabemos que vienen por más: desregulación de las jubilaciones, de los alquileres, privatización de las empresas del Estado y un largo y oscuro etcétera.

El libre mercado sin el indispensable control del Estado lleva al “sálvese quien pueda” y ya sabemos quiénes son los más perjudicados: las clases trabajadoras, los jubilados, los sectores más vulnerables.

No desconocemos el porcentaje de pobreza que dejó la gestión anterior. Pero no queremos más pobres y no hay ninguna señal de que esto vaya a revertirse. Sobre la base de un discurso de libertad, se beneficia a grandes empresarios y a los sectores más concentrados de la economía.

Desde el cuerpo deliberativo local nos sumamos a la preocupación de los legisladores nacionales y provinciales, que están advirtiendo sobre lo peligroso de estas medidas adoptadas bajo la excusa de un sacrificio actual para un eventual futuro mejor. Los derechos no son mercancía!